¿Cuál es una de las primeras muestras de comunicación no verbal que tenemos de las personas? El saludo. Y hoy me gustaría hablaros del mismo y de la importancia de recoger la información que nos llegue de nuestro interlocutor y, como no, de qué mensaje quiero transmitir con mi saludo.

En este artículo vamos a analizar el saludo más normal en los ámbitos profesionales. El apretón de manos.  Dejaremos los abrazos, palmadas, besos, … para otros post.  Es muy importante que tomemos la información que nos da este primer contacto. Pensemos en cuantos apretones de manos damos sin ser conscientes de la cantidad de información que este simple gesto nos da: cómo se encuentra la persona, si le gusta dominar o no,  …

Y otra parte muy importante y que muchas veces olvidamos. A través del saludo, aunque a veces de manera inconsciente, podemos transmitir a nuestro interlocutor aquello que queremos sobre nuestro estado emocional, sobre nuestras intenciones, …

Y para ello vamos a utilizar el saludo que Mariano Rajoy da a Pedro Sánchez justo después de la moción de censura de la semana pasada comparándolo con otro saludo normal entre ellos. Y luego, veremos el saludo de Juan Carlos Monedero (fundador de Podemos) a la líder del PP, Soraya Sáez de Santamaría, también justo después de la moción de censura.

En el saludo, habrá varios aspectos a tener en cuenta:

  • ¿Quién controla el movimiento? Será la persona con más autoridad, quien domine la situación. Y a veces no coincide con quien tiene la autoridad formal.
  • ¿Cuál es la fuerza empleada? Mantenemos fuerte la mano mientras saludamos o lo hacemos con demasiada fuerza (saludo quebrantahuesos) o demasiado débil (saludo mano de pez).
  • ¿Cómo presentamos la mano? Que parte de la mano presentamos para iniciar el saludo. A veces lo hacemos con la palma hacia arriba (supinación) o con los nudillos hacia arriba (pronación). Normalmente, la persona que muestra sus nudillos es aquella que quiere dominar el saludo.
  • ¿Quién inicia el saludo? Quién propone el saludo indica la proactividad en la relación.
  • ¿Qué dice el resto del cuerpo? Es también importante ver como está nuestro cuerpo. Lo tenemos hacia delante, hacia nuestro interlocutor o lo tenemos orientado hacia otro sitio o incluso hacia atrás. Porque donde esté orientado nuestro cuerpo, estará orientado nuestro interés. Imagina que viene una persona a saludarnos y yo estoy con otra persona. Y que mientras me saluda a mi, el cuerpo de la otra persona se orienta hacia mi compañero. Probablemente, su interés esté en la otra persona y no tanto en mi.

Dependiendo de todo esto, tendremos varios tipos de apretones de mano:

  • Quebrantahuesos. Se realiza cuando se utiliza una fuerza excesiva, queriendo demostrar demasiado poder o dominación.
  • Mano de pez. Sería todo lo contrario, dejando la mano casi muerta. En ese caso, transmitimos lo contrario: poca confianza, poca seguridad. En ocasiones, también puede ser por un exceso de arrogancia y falta de interés.
  • Reforzado. Es cuando apoyamos nuestro saludo con la otra mano. En este caso llevamos la mano izquierda a las manos que están dando el saludo, o al antebrazo e incluso al hombro. En general, cuanto más abajo denota más cercanía y cuanto más arriba (hombro) más dominación.
  • Reubicado. Se produce cuando una vez realizado el apretón, estiramos o encogemos las manos provocando que las manos invadan el especio personal del otro o el nuestro. En este caso transmitiríamos poder o dominio. Lo importante es ver quién inicia este movimiento.

En primer lugar, vamos a ver un saludo que se produce en una reunión normal entre el presidente Mariano Rajoy y Pedro Sánchez.


En este video, Mariano lo espera en las escaleras del Palacio de la Moncloa. Él es el anfitrión. El que manda como presidente del gobierno. Por tanto, vemos como es Mariano quién inicia el movimiento, cómo es él quien muestra los nudillos (esta posición está muy estudiada por todos los líderes y si observamos siempre el anfitrión se pone en esa posición para que en las imágenes aparezca así). Es Mariano quien inicia los movimientos arriba y debajo de las manos. Y si observamos los cuerpos, estarían orientados hacia la prensa, que es el objeto de su interés.

Pero observemos el saludo que se produce tras aprobarse la moción de censura y Pedro Sánchez convertirse en presidente del gobierno.

Observamos como es ahora Pedro Sánchez quien espera a Mariano en las escaleras. Vemos como Mariano Rajoy inclina un poco la mano y los nudillos están ligeramente orientados hacia abajo (signo de sumisión). ¿Y el movimiento? Es totalmente distinto al primero. Ahora es Pedro quien hace todo el esfuerzo por mover las manos, incluso los movimientos son desacompasados y arrítmicos. Mariano se deja llevar y se siente como quiere acortarlo, quiere marcharse y terminar el saludo lo antes posible. Es muy interesante también la posición del cuerpo. Mariano se gira antes de terminar el saludo, hacia la salida. Ahí está su interés. En marcharse. Sin embargo, Pedro Sánchez mantiene la posición. Su interés está en Mariano. Y además, lo acompaña con la sonrisa del vencedor.

¿Muy diferentes verdad? Si los viéramos sin saber a qué corresponden nos transmiten situaciones distintas.

Y ahora vamos al saludo (si se puede llamar así) de Monedero a Soraya.


Es un acto absoluto de dominación. Agarra a Soraya de los hombros, y casi se observa como si la zarandeara.  Si en un saludo lo reforzamos con la mano izquierda y, hemos dicho más arriba, que si la mano toca el hombro denota dominancia, observemos aquí como las dos manos agarran los hombros de Soraya, no dejándola que se vaya. Ella, devuelve el saludo agarrando los antebrazos, casi casi intentando una llave de artes marciales. Además, Soraya levanta el dedo índice por encima de su cabeza, mostrando su enfado y malestar por la situación.

En definitiva, aunque en muchas ocasiones no le damos demasiado atención al saludo, éste es una herramienta fundamental que nos da información sobre nuestro interlocutor y que además, podemos utilizar también para transmitir aquello que queremos.

Y una cosa más. No olvides sonreír cada vez que saludes a alguien.  La sonrisa es la mejor manera de transmitir positividad y buenas sensaciones.

Has pensado como afecta esto en tus negociaciones, en tus reuniones con tus colaboradores, en tus procesos de selección de personal o en tus sesiones de Coaching?  Si perteneces al mundo de la venta y tienes que negociar, si lideras equipos, si eres un profesional de los RRHH y quieres más efectividad en los procesos de selección, o si eres Coach y quieres ampliar tus conocimientos sobre cómo mejorar tus sesiones, te presentamos esta formación de Experto en DISC con Comunicación No Verbal y Detección de Mentiras en la que veremos todo esto y más.  Pincha aquí para toda la Info.